Enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y nutrición - 8 de Mayo 2012 - Grupo de Apoyo YOTENGOCUCI


Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Compartir
Menú del sitio
Entrada
Mini-chat
Calendario
Archivo de registros
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 18
Le saludo, Visitante · RSS 2016-12-09, 10:44 AM

Inicio » 2012 » Mayo » 8 » Enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y nutrición
5:02 PM
Enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y nutrición

Enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y nutrición


¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una afección que provoca la inflamación del intestino delgado o grueso.

Signos y síntomas

Los principales síntomas de la EII son diarrea, hinchazón, dolor estomacal, cólicos y pérdida de peso. La EII va y viene. Puede presentar brotes, en los que su niño tendrá síntomas. En otros momentos, su niño no tendrá síntoma alguno (a esto se lo llama remisión). Los brotes y las remisiones se presentan en diferentes momentos para cada persona.

Existen dos tipos de EII: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

  • La enfermedad de Crohn es una inflamación de cualquier parte del sistema digestivo, desde la boca hasta el ano.
  • La colitis ulcerosa es una inflamación sólo del intestino grueso.

La enfermedad inflamatoria intestinal no es lo mismo que el síndrome de intestino irritable.

Causas

Se desconoce la causa de la EII. Los antecedentes familiares de esta enfermedad y otros factores relacionados con la inmunidad pueden aumentar el riesgo. La EII no se produce al ingerir determinados alimentos. Las intoxicaciones alimentarias tampoco provocan la EII.

Aparato digestivo





Complicaciones

La EII afecta el sistema digestivo y puede causar diversas complicaciones nutricionales. Cuando se ingieren alimentos, el cuerpo los degrada y los nutrientes del alimento se absorben en la sangre. Algunas personas con EII no logran absorber bien los nutrientes.

Si el niño no obtiene los nutrientes suficientes, su organismo podrá manifestar escaso crecimiento y pubertad tardía. La falta de nutrientes también puede provocar fragilidad de los huesos, pérdida de peso y deficiencia de vitaminas o de hierro. Algunas personas con EII se sienten mal y comen menos de lo que necesitan.

Con un cuidado y un tratamiento apropiados, las personas con EIl pueden disminuir el riesgo de padecer estos problemas.

Qué puede hacer el médico para ayudar a su niño

Lleve a su niño al médico si los síntomas persisten durante varios días. El médico realizará estudios de los intestinos si sospecha una EII. Es posible que su niño deba tragar un líquido blanco de aspecto calcáreo llamado bario para un examen radiográfico.

Tratamiento

En función del diagnóstico de su niño, tal vez se le prescriban fármacos antiinflamatorios. En casos graves de enfermedad de Crohn, es posible que se ordene a su niño una dieta líquida o que se le administren fármacos o alimentos por vía intravenosa. La mayoría de los niños pueden llevar una vida sana si adoptan una alimentación equilibrada. En casos graves de colitis ulcerosa, puede ser necesario recurrir a la cirugía para extraer el colon afectado.

Qué puede hacer usted para ayudar a su niño

Por lo general, las personas con EII deben adoptar una alimentación sana basada en la Guía Alimentaria Canadiense para una Alimentación Sana. Una alimentación sana, con variedad de alimentos, ayudará a:

  • asegurar que el niño reciba todos los nutrientes que su cuerpo necesita;
  • reducir los síntomas de su niño;
  • curar el intestino de su niño;
  • hacer que el intestino del niño funcione normalmente;
  • dar energía al niño.

Se ha postulado que algunas dietas ayudan a controlar la EII, pero esto no se ha demostrado científicamente. Si su niño consume una dieta especial o evita ciertos alimentos, hable con su médico o su dietista-nutricionista. Ellos se asegurarán de que su niño reciba los nutrientes que necesita para mantenerse en buen estado de salud. La dieta de su niño dependerá de sus necesidades.

Mantenga un diario de alimentos para identificar los alimentos que causan problemas

Algunas personas tienen problemas con alimentos específicos. Si usted sospecha que un determinado alimento afecta el sistema digestivo de su niño, mantenga un diario de alimentos. Lleve un registro de los alimentos ingeridos y de los síntomas, y hable con su médico o su dietista-nutricionista.

Los siguientes son algunos alimentos o nutrientes que pueden causar problemas a personas con EII:

  • lactosa;
  • cafeína;
  • bebidas azucaradas como gaseosas, jugos o bebidas energizantes;
  • sorbitol, un alcohol de azúcar;
  • alimentos ricos en fibra.

EII y lactosa

La lactosa es un azúcar presente en la leche y en los productos lácteos. Nuestro cuerpo necesita una enzima para digerir la lactosa. Si ésta no se digiere adecuadamente, puede producir dolor, hinchazón y diarrea. Esto se llama intolerancia a la lactosa. Esta afección es común tanto en la población general como en personas con EII. Si su niño tiene síntomas de intolerancia a la lactosa, tal vez le convenga probar una dieta libre de lactosa o darle una enzima (lactasa) para ayudarlo a digerir la lactosa. Hable con su pediatra o su dietista-nutricionista sobre estas opciones.

EII y cafeína, bebidas azucaradas y sorbitol

Si su niño tiene diarrea, acidez, gases o hinchazón cuando ingiere cafeína, bebidas azucaradas o sorbitol, puede retirárselos de su alimentación. Estos alimentos no tienen ningún beneficio para la salud.

EII y alimentos ricos en fibra

Los alimentos ricos en fibra pueden irritar los intestinos inflamados y bloquear una porción angosta del intestino. Entre los alimentos que se deben evitar figuran las nueces y las semillas, los alimentos de trigo integral o de grano entero, las verduras crudas, las frutas y verduras con piel y las palomitas de maíz. Si su niño no está teniendo un brote, no necesita evitar estos alimentos ni otros tipos de alimentos ricos en fibra.

Inquietudes especiales sobre las vitaminas y los minerales

Debido a la EII, es posible que su niño no reciba una cantidad suficiente de los minerales y las vitaminas siguientes:

  • hierro;
  • folato (ácido fólico);
  • zinc;
  • calcio y vitamina D.

Estos nutrientes pueden ser insuficientes en las personas que padecen de EII, ya que sus intestinos no pueden absorberlos adecuadamente.

Una alimentación saludable ayudará a su niño a obtener las vitaminas y los minerales que necesita. Algunas personas con EII toman también un suplemento multivitamínico. Sin embargo, ningún complejo multivitamínico puede reemplazar a una alimentación saludable.

Si su niño toma un suplemento multivitamínico u otro suplemento, hable primero con su médico o su dietista-nutricionista. Algunos suplementos pueden dar lugar a efectos secundarios o pueden interactuar con otras medicaciones.

Otros suplementos para la EII

Ácidos grasos omega-3 y EII

Los ácidos grasos omega-3 son grasas saludables que se encuentran en los aceites de colza y de soya, la semilla de lino molido, la nuez de árbol, los pescados grasos como el arenque, la caballa, el salmón y la trucha, así como en los aceites de animales marinos. Se cree que estos ácidos grasos pueden contribuir a disminuir la inflamación de los intestinos, aunque aún se están realizando investigaciones al respecto. Para mantener una buena salud, se recomienda a la población general comer dos porciones de pescado por semana e ingerir también otras fuentes de ácidos grasos omega-3. Las personas con EII también pueden seguir esta recomendación.

Probióticos y EII

Se están realizando estudios para determinar si los probióticos (bacterias benéficas para la salud) son útiles para las personas con EII. Los probióticos se encuentran en ciertos tipos de yogur y en otros alimentos. Estos microorganismos pueden ayudar a disminuir la inflamación. Hable con su médico o su dietista-nutricionista si planea incluir probióticos en la alimentación de su niño.

Puntos clave

  • La EII es una inflamación de una parte del sistema digestivo.
  • Esta inflamación provoca una absorción inadecuada de los nutrientes.
  • La mayoría de las personas con EII pueden modificar su alimentación a fin de reducir los síntomas y llevar una vida sana.

Visiones: 283 | Ha añadido: yotengocuci | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Copyright MyCorp © 2016
Alojamiento web gratis - uCoz