Perdida de la Salud y Duelo como enfrentarlo - 8 de Marzo 2012 - Grupo de Apoyo YOTENGOCUCI


Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Compartir
Menú del sitio
Entrada
Mini-chat
Calendario
«  Marzo 2012  »
LuMaMiJuViSaDo
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
Archivo de registros
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 18
Le saludo, Visitante · RSS 2016-12-08, 3:14 AM

Inicio » 2012 » Marzo » 8 » Perdida de la Salud y Duelo como enfrentarlo
5:33 PM
Perdida de la Salud y Duelo como enfrentarlo

La Perdida de la Salud

Cuando percibe su enfermedad como grave, se cuestiona y
replantea su existencia en donde se manifiestan sus valores y
creencias. Lo que determinará su conducta ante la situación,
no es el padecimiento en sí mismo, sino cómo lo está
enfrentando.

Ante la pérdida de la salud, se pasa por un duelo que
etimológicamente (en el origen de la palabra) signifi ca
"dolor”. Es un proceso natural que la mente realiza desde que
dicha pérdida se prevé y que concluye cuando uno se puede
reintegrar a su vida cotidiana, asumiendo que lo perdido ya no
está y que sólo está en el recuerdo. Aunque a este proceso
se le suele relacionar con la pérdida de personas queridas,
también puede ser una reacción ante la pérdida de la salud.

De acuerdo con la teoría de la Dra. Elisabeth Kübler Ross
(médico psiquiatra de origen suizo y especialista en el
tratamiento de pacientes con diversos padecimientos), se
describen cinco diferentes etapas o formas de reaccionar
ante un duelo por las cuales con seguridad atravesará de una
forma u otra. Las etapas son: negación, ira, regateo, depresión
y aceptación.

 

Negación
Esta etapa va de la mano con el aislamiento. Es la primera
reacción que comúnmente se experimenta, incluyendo la
negación del hecho. "Yo no estoy enferma”, "El médico se
equivocó”, "Esos resultados médicos no son los míos”.

Ira
Una vez superada la negación, el enojo es una reacción
normal ante la situación que no se puede controlar y que da
una sensación de vulnerabilidad. El enojo será desplazado y
tal vez se proyectará hacia sus familiares o bien, al equipo
médico que está cerca de usted. Es importante que todas
las personas cercanas a usted, conozcan y se preparen para
recibir hostilidades y agresiones que vienen con esta etapa
de su vida. Pero también hay que explicarles que su enojo
no está dirigido de manera intencional hacia ellos. Esta ira es
parte del duelo y pronto se le pasará.

 

Regateo
Intentará negociar durante este periodo. Tal vez sea una etapa
en la que pactará con Dios o con destino. Buscará la manera
de intercambiar una cosa por otra, por ejemplo: Si acepto el
tratamiento me curaré, si yo sigo todas las indicaciones de mi
médico, me pondré bien.


Depresión
Este periodo es uno de los más complicados pues afecta de
muchas maneras tanto física, como emocionalmente. Puede
presentarse en dos formas:


• Reactiva: se siente afl icción por las cosas ya perdidas
(recursos económicos, empleo, salud, etc.)
• Preparatoria: se cree que puede perder todo lo que
tiene, incluyendo a los que ama.


Aceptación

Es cuando acepta el hecho inevitable de su enfermedad e
intenta comprender la etapa que está enfrentando.


Esta última fase tiene que ver con la asimilación del
padecimiento, lo que permite entenderlo y entonces en lugar
de preocuparse se empieza a ocupar. En este momento no
hay negación, ni enojo, ni depresión, lo que se experimenta
es la adaptación a la situación actual, que si bien no se puede
cambiar, sí se puede mejorar.

 

Se considera que un alto número de personas que tienen un
diagnóstico como el cáncer de mama, quedan estancadas en
la etapa depresiva. Por lo tanto, en esta fase el apoyo familiar
es fundamental.


Es importante hacer una distinción entre tristeza y duelo. La
primera de ellas es un sentimiento propio de la condición
humana, y su sola presencia no es sufi ciente para establecer
el diagnóstico de depresión, y menos si ésta obedece a
situaciones adversas.

 

El duelo es una reacción ante una pérdida signifi cativa. La
duración y expresión del duelo "normal” varía entre los
diferentes grupos culturales. La presencia prolongada (más
de seis meses) de síntomas como: insomnio (alteración del
sueño), pérdida del apetito, sentimientos de culpa, irritabilidad
(enojarse demasiado) y difi cultades en el desempeño social y
laboral, junto a otros síntomas, puede indicar la existencia de
un probable trastorno depresivo.


Tome en cuenta que la depresión también disminuye las
defensas del cuerpo (el sistema inmunológico) y agrava los
síntomas del padecimiento. Es en este momento cuando se
vuelve vital la ayuda psicológica o psiquiátrica.

 

Además del proceso de duelo, la

puede manifestar otras reacciones ante la enfermedad,
mismas que están ligadas a esta etapa y que llevan a
lograr una sana evolución. Es en este momento cuando
acepta lo que ha vivido, lo que ha sentido y lo que se le ha
diagnosticado; además su concentración no es exclusiva en
el padecimiento.

 

Ahora ya se comienza a ocupar de otras áreas como: trabajo,
hogar, familia, amor, proyectos, etc.

Diversos especialistas suponen que en promedio, estas
etapas deben desarrollarse a lo largo de seis meses a dos
años. También dependerá de la personalidad, el momento
de la vida y circunstancias específi cas. Asimismo, los miedos
más frecuentes que son:

 

La muerte
• Dependencia de la familia, de la pareja y el médico
• Cambio en la apariencia corporal y la autoimagen
• Pérdida o cambios en la función sexual
• Discapacidad en actividades propias de la edad
• Interrupción de las relaciones interpersonales
• Incomodidad o dolor en etapas tardías
Es importante destacar que a pesar de los avances en la
medicina y la opciones que existen para tratar los problemas
emocionales que conlleva cualquier enfermedad cronica, se ha observado

que algunas personas pueden tener miedo al diagnóstico, su
tratamiento, el hospital, del papel como paciente, así como
reincorporarse a un estilo de vida normal.


Recuerde que su capacidad para manejar el estrés generado
por esta etapa de su vida, dependerá de aspectos médicos,
psicológicos y sociales que incluyen:


• La enfermedad en sí misma (síntomas, curso clínico, tipo
de tratamiento)
• El nivel previo de adaptación, especialmente al
padecimiento
• La amenaza del padecimiento sobre el desarrollo de
actividades y metas propias de la edad y compromiso
con la familia
• Los hábitos y creencias culturales y religiosas
• La presencia de la familia que le brinde apoyo
emocional
• El potencial para rehabilitarse física y psicológicamente

 

Cuatro pasos en el duelo

 

 

 

 

 

Dicen que el tiempo lo cura todo. Pero el tiempo, por si solo, no hace nada. Lo que ayuda realmente es lo que tú haces con el tiempo.

 

¿Estás utilizando el tiempo para ACEPTAR LA PÉRDIDA, para reconocer tuenfermedad

¿Estas utilizando el tiempo para expresar las emociones y SENTIR EL DOLOR que supone para ti esa pérdida?

 

¿Estás utilizando el tiempo para APRENDER A VIVIR con tu padecimiento?

 

¿Estas utilizando el tiempo para, llegado el momento,  ir recuperando tu INTERES POR LA VIDA ?

 

Si quieres vivir de una manera sana tu duelo, si no quieres arrastrar indefinidamente el dolor, no basta pues con esperar a que todo se pase, o seguir viviendo como si nada hubiera pasado. Necesitas dar algunos difíciles pasos y aprender las duras lecciones de la pérdida. No existen atajos para el dolor.

 

Acepta también que tendrás que vivir momentos duros y emociones intensas, que estarás más vulnerable...No te exijas pues tampoco demasiado, sé amable contigo mismo y respeta tu propio ritmo.

 

Los cuatro pasos...

 

Aceptar la pérdida

 

Aunque sea la cosa más difícil que has hecho en toda tu vida, debes llegar a aceptar esta dura realidad: Padeces una enfermedad Cronica Aceptar con la cabeza es fácil, sabes que la padeces. Lo difícil es aceptar con el corazón. Es pues muy normal un tiempo (pueden ser meses) en el que te niegues o te rebeles contra la dura realidad. Date tiempo.

 

Hablar sobre tus sentimientos , aclarar tus dudas . Todo esto te puede ayudar poco a poco, y con mucho dolor, a ir aceptando el hecho. Sabrás que has podido dar este paso, cuando pierdas toda esperanza de que le diagnotico es incorrecto  será el momento enfrentar la realidad.

 

Aceptar la pérdida puede resultar especialmente difícil si  fue inesperada ,

Sentir el dolor

 

Necesitas también sentir el dolor y todas las emociones que le acompañan: tristeza, rabia, miedo, impotencia, desesperación, culpa…

 

Habrá personas que te dirán: "Tienes que ser fuerte”. No les hagas caso. No escondas tu dolor. Comparte lo que te está pasando con tu familia, amigos de confianza…No te guardes todo para ti mismo por miedo a cansar o molestar. Busca aquellas personas con las cuales puedes expresarte tal y como estás.

 

Si no quieres compartir o mostrar tus emociones a otros, no tienes porque hacerlo, pero debes buscar otras manera de dar salida y vivir tus emociones en privado.

 

 

Aprender a vivir

 

Recuerda que hay tiempo para todo, para sentir y vivir el duelo, pero también para hacer, para ocuparte de las muchas actividades de la vida cotidiana. Aunque sientas que el mundo se ha parado para ti, también es cierto que la vida sigue con sus muchas y quizás nuevas exigencias. Una actitud adecuada sería aquella que busca un cierto equilibrio entre el sentir y el hacer.

 

Así, hacer el duelo significa también aprender a vivir sólo/a,  aprender a tomar decisiones por ti mismo/a, aprender a desempeñar tareas que antes  aprender nuevas formas de relación con la familia y amigos, aprender un nuevo sentido del mundo y de uno mismo...

 

 

 

 

Recuperar el interés por la vida

 

Llega un momento en que sabes que es necesario soltar el dolor y el pasado. La vida te espera llena de nuevas posibilidades.

 

No hay nada malo en querer disfrutar, en querer ser feliz,

 

 

Finalizar el duelo no es olvidar... Para cada persona puede significar cosas distintas:

 

   

 

    Es poder dar un sentido a todo lo que has vivido en estos meses o años.

 

    Es entender con el corazón en la mano que la VIDA  no se acaba con el diagnostico

 

En cierto modo, nunca te recuperas de una pérdida significativa, porque ésta inevitablemente te cambia. Tu puedes escoger si ese cambio será a mejor.

 

 

Visiones: 426 | Ha añadido: yotengocuci | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Copyright MyCorp © 2016
Alojamiento web gratis - uCoz