El camino hacia el bienestar recobrado: acerca de la importancia de adoptar una dieta anti-inflamatoria. Severine Durin - 14 de Diciembre 2011 - Grupo de Apoyo YOTENGOCUCI


Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Compartir
Menú del sitio
Entrada
Mini-chat
Calendario
«  Diciembre 2011  »
LuMaMiJuViSaDo
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
Archivo de registros
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 18
Le saludo, Visitante · RSS 2016-12-03, 10:46 PM

Inicio » 2011 » Diciembre » 14 » El camino hacia el bienestar recobrado: acerca de la importancia de adoptar una dieta anti-inflamatoria. Severine Durin
2:15 AM
El camino hacia el bienestar recobrado: acerca de la importancia de adoptar una dieta anti-inflamatoria. Severine Durin

El camino hacia el bienestar recobrado: acerca de la importancia de adoptar una dieta anti-inflamatoria.

El camino hacia el bienestar recobrado: acerca de la importancia de adoptar una dieta anti-inflamatoria.

 

 

Desde finales del año 2007, empecé a sufrir fuertes desordenes gastrointestinales y luego bronquiales, en suma, problemas inmunológicos. El primer año me dieron dos diagnósticos de padecimientos crónicos: colitis ulcerosa crónica inespecífica (CUCI) y asma. Ya que me reusaba a aceptar estos diagnósticos y a tomar medicina de control, emprendí cambiar de médicos y buscar especialistas vinculados con la investigación. En un primer tiempo me apoyé en una inmunóloga, un gastroenterólogo (enfermo de CUCI, lo cual genera empatía) y una psicóloga. A partir de ahí, tras tratamientos, recaídas, exámenes y segundas opiniones (las que siempre hay que pedir), y teniendo una actitud muy pro-activa de mi parte (la búsqueda de información científica al respecto por todos los medios posibles), cambió mi diagnóstico. Mi mal tenía un nuevo apodo, el de "gastroenteritis eosinofílica”. Su nombre es descriptivo y refiere a la proliferación de unos leucocitos conocidos como "eosinófilos” en todo el tracto digestivo. Ya que estos proliferan cuando hay procesos alérgicos, clasificada como "alérgica”. Con pruebas de alergias de parches (a efecto retardado) encontramos que tenía una fuerte alergia a la mostaza, un ingrediente básico de mi dieta afrancesada: la vinagreta.

 

Luego de la desaparición de los síntomas con la eliminación de la mostaza y la realización de una dieta anti-inflamatoria, en 2009 tuve una grave recaída que implicó que tomará un tratamiento con altas dosis de esteroides (cortisona). Tardé casi dos meses en ver una mejoría, mientras tanto mi cuerpo se hinchó de 10 kilos de agua y mi imagen corporal me resultaba cada día más monstruosa. Fue hasta los cinco meses que pude dejar de tomarlos, y es en esta misma temporada que una amiga me habló de las intolerancias alimenticias. Éstas también son conocidas como alergias de tipo 3, para distinguirles de las alergias de tipo 1. Estas últimas generan una reacción inmediata, el cuerpo produce histamina, se hincha, se pone rojo, etc.. Mientras las alergias de tipo 1 son mediadas por reacciones IGe, las de tipo 3 son mediadas por las IGg. Entenderán que seguí siendo pro-activa de mi recuperación y empecé a buscar información al respecto en la web. Aprendí lo siguiente:

 

Las intolerancias alimenticias surgen, y/o aceleran, el adelgazamiento del intestino grueso o colón. Las vellosidades que lo protegen se desgastan, se crea un déficit de enzimas, cuya función groso modo es de procesar ciertos alimentos. Es este déficit de enzimas el que impide que los alimentos sean degradados por completo en el colon, de manera que los residuos pasan a la sangre, provocando reacciones inflamatorias. La sangre no reconoce ciertas sustancias y surge una respuesta inmunológica. Ésta se manifiesta como tos, migrañas, inflamación del colón, artritis reumatoide, etc.

 

 

A través de la página www.immuno-nutrition.com conseguí enlaces en México para hacerme una prueba de sangre y detectar intolerancias alimenticias (www.imupro.com.mx). Afortunadamente, conseguí el contacto de una médica, nutrióloga que ejerce en Monterrey, quien ha logrado controlar padecimientos que ella misma sufría con base en conocer y evitar los alimentos a los que es tolerante. Con su orientación, me hice una prueba de sangre, la cual fue enviada a un laboratorio alemán, a través de immuno-nutrition en la ciudad de México. Allá le practicaron la prueba IMUPRO300. Es verdad que el costo es elevado: 12 mil pesos por checar 270 alimentos, y tres veces menos (ósea 4 mil pesos) para un panel de 90 alimentos. Ahora bien, resulta más barato hacerse la prueba en Alemania en comparación con la tarifa que piden los laboratorios Moreira para ofrecerla a los regios: ¡20 mil pesos! No cabe duda que la salud es un gran negocio, pero sólo para algunos…

 

Gracias a este examen, encontramos la lista de los alimentos a los que soy intolerante, entre ellos todos los que contienen gluten. Éste es un componente presente en muchas cereales: el trigo, la avena, la cebada, el centeno, etc. Quienes son alérgicos al gluten al punto de no poder comerlo de por vida son los celiacos. Además soy intolerante a la la levadura, el benzoato de sodio, entre otros. Esto significa que no puedo comer casi nada que haya sido procesado industrialmente, pues el benzoato de sodio es un conservador que encontramos en todo lo que viene enlatado, las sodas, pero también en las milanesas de pollo (supuestamente frescas) para su venta en el supermercado. Evitar la levadura significa olvidarse de lo que haya sido fermentado, como ciertos quesos, vinos y vinagres, etc. Algo realmente difícil para una francesa.

 

Pero como ustedes saben, no hay nada tan difícil como padecer la inflamación del colón, la diarrea, las heces sanguinolentas, el asma, la sinusitis. Así que dejar de comer lo que a uno le enferma es un mal mucho menor: es la vía hacia el bienestar. En pocos días, al dejar de comer estos alimentos me sentí bien y me vi esbelta en el espejo: mi cuerpo se había desinflamado de una manera impresionante. Poco a poco me sentí mucho mejor.

 

El año pasado, al viajar a mi tierra natal, me realicé la otra prueba actualmente existente para detectar intolerancias alimenticias, el cytotest, y me fue confirmada mi intolerancia al gluten y a mi lista de intolerancias fue agregada la leche. Hay algo de sentido común en esto: somos los únicos mamíferos los que seguimos tomando leche a edad adulta y además ¡de otro mamífero!

 

El tema de la relación entre alimentación y inmunología ha sido tratado científicamente con brillo. En 2008, meses después que me fue diagnosticado CUCI leí el genial libro del Dr. Seignalet, un inmunólogo que dedicó su vida al estudio de la relación entre alimentación y padecimientos crónicos. Este libro, reeditado cinco veces en francés, y cuya tercera edición se encuentra traducida al español, se titula "La alimentación o la tercera medicina”. Para Seignalet no cabe duda quemuchos padecimientos crónicos, por más serios que sean, pueden ser remediados. Son propios de un mundo en el que no tomamos el tiempo de elaborar nuestra alimentación de manera sana, con alimentos frescos y de preferencia orgánicos, evitando aquellos que nos inflaman como las harinas, los lácteos y las carnes muy cocidas. El Dr. Seignalet demostró en base a la curación de pacientes la remisión en enfermedades supuestamente incurables gracias a la eliminación de nuestra alimentación de un conjunto de alimentos (cereales, lácteos, carnes cocidas más allá de 90 grados, entre otros), p.e. para personas que padecían de artritis reumatoide o la enfermedad de Crohn. Lamento decirles que no ha sido comprobado que su dieta funcionará para los pacientes de CUCI, pero sí para Crohn.

 

 

No nos pongamos tristes, porque sus hallazgos y los de otros sirven nuestra causa. Otros investigadores, inspirados en Seignalet, se han interesado en el tema de las intolerancias alimenticias, su relación con padecimientos con la hiperactividad, el autismo (la leche está involucrada) y la epilepsia (Centre Stelior, Suiza, http://www.hyperactif.net/intolerancesalimentaires.html)

 

En mi experiencia, al dejar de ingerir los alimentos a los que soy intolerante, he recobrado bienestar y la última crisis diarreica, ocurrida en febrero y marzo 2011, pude manejarla con base la ingesta de probióticos (Mutaflor por dos meses, en su defecto se puede conseguir Glutapak-R en Monterrey) y el uso puntual de supositorios de Pentasa Yo me reusé a tomar esteroides, a lo mejor en otras oportunidades tendré que volver a tomarlos, pero esta vez, pude librar la crisis de esta forma.

 

Lo que yo aprendí en estos tres años es lo siguiente:

1) Es crucial cuidar la flora intestinal: evitar la ingesta de antibióticos, tomar prebióticos y probióticos. Me ha venido muy bien tomar el Mutaflor (www.mutaflor.com) pero como no está disponible en México, es posible tomar Glutapak-R (1 sobre por la mañana y otro por la noche).

2) Evitemos maltratar el intestino (delgado y grueso) dándole a digerir alimentos para los que ya no tenemos enzimas, esto nos provoca intolerancias alimenticias y desencadena procesos inflamatorios. En este sentido, es recomendable conocer a qué alimentos nos hemos vuelto intolerantes, a consecuencia del adelgazamiento que sufre nuestro intestino durante las crisis inflamatorias. Al conocerlos, podemos evitar consumirlos y favorecer la aparición de otra crisis, o por lo menos, evitar que sea tan fuerte.

 

 

Hace meses, me contactó una paisana enferma de CUCI, llevaba más de tres meses en crisis y estaba muy deprimida ya por no remitir. Se hizo las pruebas de intolerancias alimenticias en Monterrey, cambió de dieta, y ¡recobró vida y fuerza! No es ninguna cura la que les estoy ofreciendo, pues no soy médica sino una paciente perspicaz, lo que ofrezco es una reflexión con base en mi experiencia sobre la importancia de adoptar una actitud pro activa y aprender a alimentarse sanamente. En nuestro caso, alimentarse sanamente nosignifica que sea cierto "come frutas y verduras” y "los lácteos son buenos para tu salud”, sino implica conocer a qué alimentos nos hemos vuelto intolerantes. Prevenir el desencadenamiento de una nueva crisis inflamatoria, o aminorar su fuerza, es tan importante cómo saber qué hacer para salir de ella.

 

A estas alturas, no importa si tengo CUCI o gastroenteritis eosinofilica, ambos nombres se refieren a categorías atribuidas a padecimientos cuya lógica de funcionamiento no conocemos, porque de conocerlos, podríamos curarlos. Lo que sí sé, con mi cambio de dieta ¡yo me siento muchísimo mejor que hace tres años!

 

Ahora, infórmate y revisa los vínculos que enlisto a continuación.

 

Sobre las intolerancias alimenticias:

www.Immuno-nutrition.com

www.imupro.com.mx

http://www.intolerancegluten.com/

http://www.hyperactif.net/intolerancesalimentaires.html

 

Dr. Seignalet « L’alimentation ou la troisième médecine » (la alimentación o la tercera medicina), ver la página en español sobre su obra y la dieta ancestral que propuso:

http://www.islabahia.com/artritisreumatoide/0401lasteoriasdejeanseignalet.asp

Sobre la dieta que propone:

http://www.islabahia.com/artritisreumatoide/0402elregimenancestral.asp

 

Se pueden realizar pruebas de intolerancias alimenticias en la ciudad de México, Veracruz y en Monterrey. En Monterrey previa cita con la Dra. Angélica Pérez Escobedo (81) 83 71 36 94.

 

Séverine Durin, Monterrey, México

21 de junio de 2011

Visiones: 1640 | Ha añadido: Sandy | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 1
1  
Jamey Terrific article! This is the kind of innrfmatioothat should be shared around the internet. Disgrace on the search engines for now not positioning this post upper!Come on over and consult with my web site . Thank you =)Also visit my web site: click here -

Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Copyright MyCorp © 2016
Alojamiento web gratis - uCoz