Lo que necesita saber de Enfermedad Inflamatoria Intestinal - 7 de Febrero 2012 - Grupo de Apoyo YOTENGOCUCI


Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Compartir
Menú del sitio
Entrada
Mini-chat
Calendario
«  Febrero 2012  »
LuMaMiJuViSaDo
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829
Archivo de registros
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 18
Le saludo, Visitante · RSS 2016-12-06, 8:41 AM

Inicio » 2012 » Febrero » 7 » Lo que necesita saber de Enfermedad Inflamatoria Intestinal
7:42 PM
Lo que necesita saber de Enfermedad Inflamatoria Intestinal
La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) hace referencia a un grupo de trastornos inflamatorios crónicos en que, por algún mecanismo aún desconocido, se produce la activación del sistema inmunitario, lo que afecta al sistema digestivo. Fundamentalmente engloba dos enfermedades: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Ambas se caracterizan por la aparición de una inflamación repetitiva del tubo digestivo, principalmente del intestino delgado o del colon, lo que puede producir diferentes signos y síntomas, como dolor abdominal, diarrea o expulsión de sangre con las heces.

Actualmente no existe una cura definitiva para la enfermedad, aunque sí que se dispone de diferentes tratamientos para controlar la inflamación y los síntomas. La enfermedad se manifiesta en forma de brotes (fase de actividad) que se alternan con periodos de remisión (fase de inactividad).

La colitis ulcerosa afecta, de forma difusa y continua, la mucosa y submucosa del intestino grueso, predominantemente el colon, mientras que la enfermedad de Crohn puede afectar a todo el grosor de la pared intestinal de cualquier parte del tracto gastrointestinal (de la boca al ano) de forma segmentaria, alternando zonas afectadas con zonas sanas.

En ocasiones, cuando la zona afectada es el colon, resulta muy difícil diferenciar ambas entidades o enfermedades, por eso se conoce como colitis indeterminada a un cuadro de solapamiento entre ellas.

Historia

La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son enfermedades conocidas desde finales del siglo XIX y principios del XX. En 1932 un médico americano, Burrill Bernard Crohn, del Hospital Monte Sinaí de Nueva York (EE. UU.), y dos colegas, Ginzburg y Oppenheimer, presentaron una serie de 10 casos con los mismos síntomas: fiebre, diarrea y pérdida de peso. Todos fueron operados y les hallaron lesiones inflamatorias en el íleon (intestino delgado), por lo que esta enfermedad se denominó ileítis regional. Posteriormente se hicieron nuevos descubrimientos de esta patología, se observó que no sólo afectaba al íleon, sino que también podía localizarse en otras zonas del tubo o tracto digestivo, básicamente en el colon, y recibió el nombre de enfermedad de Crohn, como reconocimiento a este médico.

En 1875, dos médicos, S. Wilks y W. Moxon, describieron por primera vez la colitis ulcerosa como una entidad distinta de la enfermedad de Crohn. Más tarde, hacia 1909, Hawkins, otro científico, escribió un excelente relato de la enfermedad y de su historia natural. En el mismo año Sir Arthur Hurst, investigador, hizo la primera descripción completa de la colitis ulcerosa.

Epidemiología

  1. Incidencia y prevalencia 
  2. Edad, raza y sexo 
  3. Distribución geográfica
 
1. Incidencia y prevalenciaLas EII afectan entre 90 y 300 personas por cada 100.000 habitantes en la población general, Casati & Toner (2000).

Se considera que en las últimas décadas la incidencia y la prevalencia de la enfermedad de Crohn ha aumentado tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo.
 
2. Edad, raza y sexo La enfermedad inflamatoria intestinal puede aparecer a cualquier edad, aunque tiende a manifestarse en personas jóvenes (entre 15 y 35 años), con un segundo pico de incidencia entre los 55 y los 65 años. Aparece con mayor frecuencia en personas de raza blanca –parece que los judíos son especialmente susceptibles de padecerla– y afecta por igual a personas de uno y otro sexo.

3. Distribución geográfica Existe una distribución diferente de la enfermedad inflamatoria intestinal según las áreas geográficas, con una mayor incidencia en la zona norte de Europa y de Estados Unidos, así como en las zonas industrializadas respecto a las rurales. En Europa la incidencia en Escandinavia y en el Reino Unido es mayor que en Alemania, y claramente más alta que en los países de la zona mediterránea, como Francia, España, Italia o Grecia, aunque la incidencia en España ha aumentado en los últimos 40 años. Algo similar ocurre en Estados Unidos, donde la incidencia es mayor en estados del norte como Wisconsin y Washington que en estados del sur como Nuevo Méjico, Arizona y Tejas. Las zonas de baja incidencia son Asia, Centroamérica y Sudamérica.

Etiología

La enfermedad inflamatoria intestinal es una enfermedad de causa desconocida.. No es una enfermedad infecciosa ni tampoco hereditaria. Se cree que algún agente inicial desconocido (microbios, virus, componentes de la dieta, tabaco, medicamentos antiinflamatorios esteroideos, etc.) pone en marcha en el intestino una serie de cambios inflamatorios que son anormalmente intensos y que pueden aparecer en persones con una predisposición genética. Sin embargo, a lo largo de la historia se han hecho diferentes estudios para intentar descubrir los distintos factores que pueden desencadenar los brotes de la enfermedad. Entre ellos cabe destacar factores ambientales, genéticos e inmunológicos.

1. Factores ambientales, 2. Factores genéticos, 3. Factores inmunológicos.
1. Factores ambientales El hecho de que la enfermedad inflamatoria intestinal se dé con mayor frecuencia en determinadas zonas geográficas (como en occidente y en países en vías de desarrollo que adoptan estilos de vida propios de zonas desarrolladas) pone de manifiesto la relevancia del medio ambiente en la patogenia de estas enfermedades. Entre ellos destaca la dieta, el tabaco y el estrés.

La dieta

La exposición constante del tracto gastrointestinal a los productos ingeridos ha determinado que la dieta fuese un factor importante de investigación. A pesar de que no se dispone de conclusiones claras, se han hecho diferentes estudios que indican que el consumo de azúcares refinados podría tener relación con la EII.

El tabaco

Se han hecho varios estudios que sugieren que el tabaquismo constituye un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad de Crohn y un factor protector ante la aparición de la colitis ulcerosa.  
  • Colitis ulcerosa. Parece que los fumadores tienen un riesgo menor de desarrollarla, mientras que quienes no han fumado nunca y, sobre todo, los que han dejado de fumar podrían tener una mayor incidencia de la enfermedad. 
  • Enfermedad de Crohn. Fumar parece que está relacionado con un mayor riesgo de padecer la enfermedad y que además se asocia a una mayor gravedad del curso clínico (aumento del número de brotes y de hospitalizaciones, más riesgo de desarrollar complicaciones, así como más riesgo de recurrencia posquirúrgica) y a una peor respuesta al tratamiento farmacológico.  Según un metaanálisis publicado el 2006, el tabaquismo es un factor medioambiental de notable relevancia en la patogenia de la EII, así como en el efecto diferencial entre la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.
 
Fármacos

Todavía continúa el debate sobre la influencia de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), tanto en el debut de la enfermedad como en su evolución. Tampoco se ha podido demostrar que los anticonceptivos orales aumenten el riesgo de desarrollar la EII.


Estrés psicosocial 

Según los diferentes estudios realizados, parece que el estrés o malestar emocional puede influir en el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y aumentar el riesgo de aparición de nuevos brotes, así como la gravedad de los mismos. Aunque se ha encontrado una alta comorbilidad entre las alteraciones del estado de ánimo y la EII, no queda claro en la literatura si los trastornos psicopatológicos (depresión, ansiedad…) son previos al desarrollo de la enfermedad o son una consecuencia de ésta. Es importante indicar que las personas con EII tienden a considerar el estrés como una causa, y no sólo un desencadenante, de los brotes de su enfermedad. Esta percepción acerca de la causa de la enfermedad es muy importante para tratarla y afrontarla, motivo por el cual es esencial que las personas con EII comprendan qué es el estrés y cómo pueden manejarlo para mejorar su calidad de vida.

2. Factores genéticos La enfermedad inflamatoria intestinal no es una enfermedad hereditaria aunque sí parece haber una predisposición genética, es decir, familiares directos de una persona afectada tienen una mayor predisposición a padecerla que el resto de la población. Aproximadamente un 10 % de les personas con EII presenta antecedentes familiares, y en caso de enfermedad de un familiar de primer grado existe un riesgo estimado de desarrollo de EII del 2 % al 10 %.
3. Factores inmunológicosEn el tracto gastrointestinal existe un sistema defensivo inmunológico constituido fundamentalmente por glóbulos blancos o leucocitos.

Por algún mecanismo todavía no bien conocido, en la enfermedad inflamatoria intestinal se produce la activación del sistema inmunológico y se desencadena una respuesta contra el propio tejido intestinal, lo que da lugar a una reacción inflamatoria que puede afectar sólo la mucosa en el caso de la colitis ulcerosa, o bien toda la pared intestinal (afectación transmural) en el caso de la enfermedad de Crohn.

Otros factores que pueden influir, desencadenar o agravar los brotes de la enfermedad son la toma de algunos fármacos, como antibióticos o antiinflamatorios no esteroides (AINE), las infecciones intestinales, los cambios de estación o la menstruación.

Tipos

Tanto la colitis ulcerosa como la enfermedad de Crohn tienen unas características clínicas (signos y síntomas), endoscópicas y histológicas (afectación de las mucosas y los tejidos) específicas que permiten su diferenciación en la mayoría de los casos. 

  1. Colitis ulcerosa 
  2. La enfermedad de Crohn
 
1. Colitis ulcerosa Es una enfermedad inflamatoria intestinal que afecta la mucosa y submucosa del intestino grueso, predominantemente el colon, de forma difusa y continua, y no afecta otros tramos del tubo o tracto digestivo. Por lo general se inicia en el recto y el colon sigmoide (la última porción del intestino grueso), y si se extiende siempre lo hace en sentido ascendente. Según las zonas afectadas se puede hablar de:

  • Proctitis: Cuando la enfermedad afecta el recto.
  • Proctosigmoiditis: Es la inflamación que afecta hasta unos 25-30 centímetros del margen anal (recto y sigma).
  • Colitis izquierda: Afecta el recto, el sigma y el colon descendente.
  • Pancolitis: Es la colitis que afecta la totalidad del colon.

colitis ulcerosa



2. La enfermedad de CrohnEs una enfermedad inflamatoria intestinal que puede afectar todo el grosor de la pared intestinal, lo que se denomina afectación transmural, con la formación de granulomas y que puede aparecer de manera simultánea en varios segmentos del tubo o tracto digestivo (de la mucosa bucal hasta el ano). El íleon terminal (la última porción del intestino delgado) es el lugar más frecuente de afectación –hasta un 40 % - 50 % del total de personas con enfermedad de Crohn–, seguido por el colon.

enfermedad de crohn

 
Es importante hacer una diferenciación clínica entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, ya que la evidencia demuestra que la evolución de la enfermedad, el pronóstico, la respuesta al tratamiento médico y la necesidad de tratamiento quirúrgico difieren de forma significativa en las dos enfermedades.

Visiones: 417 | Ha añadido: yotengocuci | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Copyright MyCorp © 2016
Alojamiento web gratis - uCoz