El estres como afecta a nuestro cuerpo - 22 de Junio 2012 - Grupo de Apoyo YOTENGOCUCI


Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Compartir
Menú del sitio
Entrada
Mini-chat
Calendario
«  Junio 2012  »
LuMaMiJuViSaDo
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
Archivo de registros
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 18
Le saludo, Visitante · RSS 2016-12-06, 8:41 AM

Inicio » 2012 » Junio » 22 » El estres como afecta a nuestro cuerpo
5:32 PM
El estres como afecta a nuestro cuerpo

El estrés es la tensión física y emocional que se produce como respuesta a una presión externa o interna. Prácticamente es imposible vivir sin algún tipo de estrés y, en pequeñas dosis, resulta estimulante y motiva al logro. Sin embargo, cuando es excesivo o no se controla adecuadamente, puede producir problemas de salud. 

 

Los síntomas de estrés pueden ser psíquicos y  físicos

 

Los síntomas mentales son: tensión, irritabilidad, problemas de concentración, cansancio excesivo, problemas de sueño, preocupación, tristeza.

 

Los síntomas físicos son: boca seca, aumento de la frecuencia cardiaca, malestar estomacal, deseo frecuente de orinar, palmas de las manos sudorosas, dolor de espalda, tensión muscular que puede causar contracturas y dolor, mareos, problemas para respirar.

 

Los acontecimientos estresantes no solo son sucesos negativos, como tener problemas de pareja o laborales, sino que también los sucesos positivos, como una boda, comprar una casa o tener un hijo pueden resultar estresantes a muchas personas. No obstante, lo que resulta estresante para una persona puede no serlo para otra. Por ejemplo, algunas personas disfrutan hablando en público mientras que otras se sienten tremendamente ansiosas. Algunas personas están encantadas de ayudar a amigos o familiares a solucionar sus problemas, mientras que otras lo encuentran tremendamente estresante. Hay quien ve los cambios como algo emocionante, mientras que otros los viven con miedo y ansiedad.

 

Algunos datos sobre el estrés

 

  • 43 % de las personas adultas sufren efectos adversos en su salud ocasionados por el estrés.

  • Del 75 al 90 % de las visitas al médico se deben a enfermedades relacionadas con el estrés.

  • El estrés está relacionado con las principales causas de muerte: enfermedad cardiaca, cáncer, enfermedades del aparato respiratorio, accidentes, cirrosis hepática y suicidio.

  • Un estudio realizado con hombres de mediana edad, mostró que aquellos que carecían de  apoyo emocional de otras personas durante sucesos estresantes severos, tenían una probabilidad 5 veces mayor de morir en los 7 años siguientes que aquellos con apoyo emocional.

¿Qué es el estrés?

Habitualmente nos enfrentamos a situaciones límite que se tornan estresantes; es decir, hechos cotidianos que representan pequeños o grandes desafíos o situaciones frustrantes. Esos hechos provocan en nosotros una mayor tensión.
Pues bien, el estrés es una condición corporal que puede aparecer cuando una persona se enfrenta a una situación amenazante o extraña o como ya dijimos desafiante. Si la situación la resolvemos con naturalidad puede que no nos estresemos, pero cuando la situación es resuelta de una manera que no queríamos o deseábamos, es ahí donde aparece el estrés, después de la frustración o el descontento que provocó la situación.
También el dolor nos provoca una situación no sólo frustrante sino desagradable que se traduce en estrés. Y todo nuestro cuerpo segrega diferentes hormonas y metabolitos producto de esa situación estresante.
De como nos enfrentemos al estrés, dependerá como nos afectara ese estrés.
Entonces, la suma de tensiones físicas y mentales a la que estamos sometidos permanentemente, puede configurar una situación de estrés cotidiano.
Los niños también tienen tensiones cotidianas causadas por desafíos que ayudan a desarrollar nuevas habilidades y patrones de comportamiento; sin embargo, cuando esta llega a ser excesiva, puede ser destructiva.
Tanta tensión en la mente y cuerpo puede desarrollar sensación de abatimiento, tristeza y llevar a una situación de malestar general.
Cuando esto ocurre, se suele comenzar a sentir una sensación abrumadora: se percibe que se deben hacer demasiadas cosas en poco tiempo, o se siente enojo y muy mal humor con uno mismo y con los demás, luego parecería como todo lo que uno emprende sale mal.

¿Qué síntomas siento cuando tengo estrés?

Hay un número diverso de síntomas que son originados por la presencia del estrés:

1. Irritabilidad general, hiperexcitación o depresión. Esto va asociado con agresividad anormal o con indolencia, según nuestra constitución física.
2. Palpitación cardiaca, indicadora de tensión arterial elevada (debido al estrés) que puede llegar a provocar dolor en el pecho, con falta del aire.
3. Sequedad en boca y garganta.
4. Conducta impulsiva y gran irritabilidad emocional.
5. Impulsos irresistibles de gritar.
6. Incapacidad de concentración, pensamiento flotante y desorientado en general, o reiterativo y perseverante sobre algún problema acontecido.
7. Sensación de irrealidad, debilidad o vértigo.
8. Predominio de la sensación de fatiga y pérdida de la "alegría del vivir”.
9. "Ansiedad flotante”, es decir tener miedo sin saber de que o a que.
10. Tensión emocional e hipervigilancia, sensación de estar sobreexcitado.
11. Temblores, tics nerviosos.
12. Tendencia a asustarse fácilmente por cualquier ruido no habitual.
13. Risa nerviosa y chillona.
14. Tartamudeo y otras dificultades del habla.
15. Bruxismo o rechinar de dientes.
16. Insomnio de conciliación: dificultad para comenzar el sueño; o insomnio de despertar: la persona se despierta antes de la hora prefijada y no logra volver a dormir.
17. Hipermotilidad, técnicamente llamada hiperkinecia, que es la tendencia a ir de un lado a otro sin razón, e incapacidad para detenerse en actitud relajada en un asiento confortable.
18. Sudoración profusa si la presencia de un excesivo calor. Manos frías y sudorosas. Fatiga.
19. Necesidad frecuente de orinar.
20. Diarrea, indigestión, nauseas, a veces vómitos. Todos estos son signos de los trastornos en el sistema gastrointestinal o puede tener constipación pertinaz.
21. Cefalea migrañosa.
22. Tensión premenstrual o desarreglos de los ciclos menstruales.
23. Dolor en el cuello o en la parte baja de la espalda, generalmente debido al aumento de la tensión en los músculos de la espalda.
24. Falta o exceso de apetito, esto se verifica rápidamente por las alteraciones frecuentes del peso corporal, acompañado por trastornos en la alimentación: obesidad, desnutrición, anorexia, bulimia. Esto ocurre porque el estrés modifica algunos neurotransmisores en el cerebro y sobre todo en el centro del apetito y en los centros que tienen que ver con la sensación del placer, provocando una disminución de los mismos y por eso la persona se puede encontrar sin apetito, no le siente gusto a nada, sin placer oral o con excesiva ansiedad por comer algo rico pero nada satisface su sensación.
25. Pérdida del apetito por disfunción gastrointestinal, es decir, el estrés aumenta la secreción de ácido clorhídrico y a partir del estómago en adelante la digestión es irregular, provocando vómitos, nauseas, dolores, malestares, cefaleas y hasta diarreas o sangrado en el tubo digestivo (hemorragia digestiva alta con melena). Y consecuentemente un estado anémico que acarrea más estrés y mayor malestar.
26. Aumento del vicio de fumar.
27. Aumento del uso de fármacos legales (especialmente tranquilizantes).
28. Adicción al alcohol y/o a drogas ilegales. Esto ocurre porque nuestro centro del placer se encuentra insatisfecho y tratamos de escondernos para olvidar la causa de nuestro "disestres” (estrés en forma discordante y abundante) o lo que tanta frustración nos provoca. A veces pasamos a estados de "euestres” es decir el mismo estrés pero con cierta situación de euforia desenfrenada. Esta sería la antesala de los desórdenes bipolares con euforia y depresión pasando de uno a otro estado por temporadas.
29. Pesadillas frecuentes, repetitivas y/o incoherentes.
30. Conductas neuróticas, "quiero pero no”.
31. Psicosis, observación de la realidad alterada, con una visión de lo real totalmente distorsionado.
32. Tendencia a los accidentes, que en general encubren una cierta conducta suicida.
33. Tristeza, apatía, sensación de inseguridad, sensación de carencia directiva, sensación de menor valía o desesperación, tendencia a la postergación, retraimiento o aislamiento.
34. Higiene personal deficiente, apatía en la forma de vestirse o arreglarse.









¿Cómo escapar del estrés o evitarlo o mejorar la tolerancia al mismo?

El estrés es inevitable, desde un recién nacido hasta un anciano, pasando por cualquier animal doméstico y por las plantas, cuando son podadas o fumigadas. Todo ser viviente muestra los signos que deja el estrés. Pero...

Es necesario mantener bajo control el estrés.
Lo podemos lograr siguiendo algunos simples consejos:

Auto cuidado: (Es imprescindible conocer ciertas técnicas):

• Aprender a relajarse: Técnicas como el Reiki, imaginación guiada, meditación, relajación muscular y respiración, pueden ayudar a la relajación. El objetivo fundamental es disminuir la frecuencia cardiaca, la presión arterial y la tensión muscular.

• Comentar las preocupaciones con un buen amigo: Hablar ayuda a mejorar la tensión y poner la situación en una perspectiva adecuada, además puede conducir a establecer un plan de acción diferente al que se tenía pensado o más saludable

• .Planear el trabajo paso a paso: Conviene determinar la realización de tareas pequeñas, una vez finalizadas comenzar otras. Separar un todo en diferentes etapas disminuye la tensión síquica que provoca un todo grande que puede pensarse como inalcanzable.

• Controlar la ira: La ira requiere ser expresada, pero con cuidado y respeto por el otro. Muchas veces es beneficioso contar hasta 10 antes de explotar y mantener la compostura para evitar las posteriores frustraciones por lo que se dijo o hizo en un estado de irascibilidad.

• Alejarse: Un cambo de actitud puede ayudar a encontrar una nueva perspectiva para dimensionar un problema. Dejar por un tiempo de pensar en ese "tan terrible problema” puede mejorar la visión de la complicación y al relajarse, generar una solución posible, independientemente de que sea resolutiva, paliativa o para posponer la solución hasta una mejor oportunidad.

• Ser realista: Es prudente establecer objetivos ligados a la realidad o lo más posible de cumplir en el tiempo más corto posible, definiendo jerarquías y prioridades. Esto nos dará resultados más rápidos, contundentes y con menor carga de ansiedad y menor frustración ante los impedimentos. Evitar los objetivos demasiado ambiciosos nos hará evitar también las grandes frustraciones y el consecuente estrés marcado.

• Evitar la automedicación: Esta es, tal vez, una de las recomendaciones más importantes. También deben evitarse los profesionales poco comprometidos con los pacientes y sus dolencias ya que esta actitud profesional, además de ser una mala conducta, incrementa el estrés. Evitar además las medicaciones ansiolíticas que no resuelven la tolerancia al estrés y no modifican conductas, sino que las exacerban. Es imprescindible contar con los profesionales que más contengan, integralmente, a todo nuestro ser. (Sugerimos consultar en <info@camposdesalud.com.ar>)
• Alimentarse "Naturalmente”: Es imprescindible ingerir alimentos sanos y nutritivos. Un cuerpo sano se logra con una alimentación adecuada, incorporando a nuestro organismo los nutrientes variados que nos ofrece la naturaleza o complementándolo con una buena nutrición celular bien aconsejada. (sugerimos ingresar a www.camposdesalud.com.ar).

• Dormir lo suficiente y realizar ejercicios: Un cuerpo sano propicia una mente sana, el sueño ayuda a restablecer la actividad neuronal y también ayuda a enfrentar los problemas en un estado de reposo, con lo cual se generan nuevas visiones de la situación antes no contempladas. El ejercicio ayuda a eliminar las tensiones y los tóxicos y a disipar la energía excesiva que también puede generar estrés.

• Buscar ayuda: Siempre es IMPRESCINDIBLE. Sugerimos terapias alternativas que no contengan toxicidad y presentan una mejoría rápida y satisfactoria. Puede ser a través de Homeopatía, Reiki, Masajes Descontracturantes y Relajantes, Aromoterapia, Baños Termales, Turismo Salud, etc. Todas estas posibilidades se ofrecen en un paquete exclusivo que podrá encontrar en: www.camposdesalud.com.ar


Restablecer nuestra salud integral es importante no solo para nosotros sino además para nuestra familia. Además, forma parte del mandato divino de nuestro creador. Eso nos permitirá luego disfrutar de nuestro trabajo cotidiano, con la consabida
"alegría de vivir” en compañía de nuestros seres queridos.

Técnicas de relajación para disminuir el estrés.

Relajación muscular progresiva:

• Sentarse o acostarse en una posición cómoda y cerrar los ojos. Permitir que la mandíbula descienda y que los párpados se relajen en lugar de cerrarlos con fuerza.
• Recorrer mentalmente nuestro cuerpo pensando en relajar parte por parte, sector por sector. Cada músculo, cada articulación y hasta nuestros pensamientos más estrictos. Se empieza con los dedos de los pies y se asciende lentamente hasta llegar al cuero cabelludo. Hay que enfocar por separado en cada parte de nuestro organismo e imaginar que la tensión se desvanece lentamente.
• Es prudente contraer los músculos de cada zona y mantenerlos así hasta contar hasta 5, luego relajarse y pasar a la otra.

Imaginación visual

• Debe permitir que los pensamientos fluyan por su mente sin detenerse en cada uno. Debe concentrarse en la relajación y buscar todo pensamiento que conserve en su recuerdo y que le trasmita tranquilidad, paz, sosiego, seguridad, o aquel atributo que más necesite.
• Piense que el corazón late con tranquilidad suficiente como para relajar todo su cuerpo, que la respiración le acompaña igualmente lenta y pausada con regularidad y con profundidad para inundar todas las células del cuerpo con la gracia del oxíigeno.
• Una vez que sienta suficientemente la relajación imagine que se encuentra en el lugar que usted más desea, ese que le produce placer, ese donde puede disfrutar de la belleza, la paz, la tranquilidad...
• Trate meditar, visualizando los colores que le brinda la naturaleza, el violeta presente en todos sus cambios constantes; el verde de las hojas y del césped que nos sugiere salud; el azul celeste del cielo que nos brinda paz, fuerza la voluntad, felicidad, equilibrio y poder; el amarillo de los trigales prestos ser segados nos incrementa la sabiduría, la intuición, la inteligencia; el blanco de las nubes que podemos adoptar para nuestra vida, la purificación, la aclaración de las dudas; el rosa de las flores que nos entrega un amor puro, la belleza, la opulencia y la coerción entre dos seres; el anaranjado del atardecer, que nos va a proveer un nuevo día mañana, con esa solución tan esperada por nosotros.
• Después de 5 a 10 minutos de meditación comience a despedirse del ejercicio de relajación e imaginación visual.

Visiones: 269 | Ha añadido: yotengocuci | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Copyright MyCorp © 2016
Alojamiento web gratis - uCoz